¡Juancito, es mentira!!!!

(Swiss Medical: Análisis económico financiero desde adentro)

Por el Lic. Julio Diez Director l Dirección Comercial Corporativa Swiss Medical Group

El partido estaba por empezar y yo llegaba tarde. ¡Nunca llego tarde al partido de los miércoles a la noche: es sagrado!!
Estaba cambiándome en el vestuario y Juan, que está en el club hace 20 años (conoce la técnica de cada uno de los jugadores de memoria) y por supuesto que sabe que trabajo en SMG (les juro que yo nunca se lo dije) me dice:
“¡Uds. sí que la hacen bien!! Mauricio les dio más de 40% de aumento. La que se deben estar llevando”.
Lo miré y le dije mientras corría para la cancha: “Juancito, te juro que fue el peor año desde el 2001”.

Qué año de locos
Después de 12 años de “nuestra década ganada” donde la industria de la Medicina Privada sufrió como pocas veces en la historia, pensábamos que arrancaba otra historia.
A principios del 2015, lo único que queríamos era llegar a las elecciones y ver si cambiaba algo; nuestro lema era: “con la vianda (los aumentos no alcanzaban y llegaban tarde) tenemos que llegar a diciembre”.
Del nuevo Gobierno y la Superintendencia de Servicios de Salud no nos podemos quejar. Se puede dialogar y entienden la problemática del sector. La Superintendencia autorizó actualizaciones de cuotas en el orden del 43%.
Un montón. Entendían que entre el atraso y la devaluación, la realidad era muy pesada para la industria.

¡Hoy, a fines del 2016 … estamos peor!!!
¿Peor???
Me hubiera preguntado Juan sin creerme.
¡Si peor!!!

Pero la respuesta la tenemos que buscar dentro de nuestro sector: “el sistema tiene que cambiar porqué, así como está no camina más”.
Los financiadores del sistema no podemos seguir con este modelo. Es imposible.
Y esto involucra también al sector prestacional quien mira al financiador y le pide más y más.
Al Gobierno nunca le ha importado el sistema de salud. Ni a este ni al anterior, ni al anterior. A ninguno. La salud no aporta muchos votos.
El problema actual es que no todos entendemos que el sistema tiene que cambiar. No todos los actores del sistema tenemos un mismo diagnóstico. No todos entendemos que el modelo actual no es sustentable.
Hoy tenemos un sistema de salud que no existe en ningún lugar del mundo. Es único. Ja ja ja ja…

Es inviable
Todos los que estamos adentro lo sabemos.
Vamos sosteniendo un sistema que hace agua por todos los costados.
Vamos haciendo magia.
Como una receta, miremos los ingredientes:

  • Costos crecientes sin coparticipación de la gente.
  • Leyes por enfermedades y sin financiamiento.
  • Un modelo prestacional que dilapida recursos.
  • a Justicia que nos obliga a dar lo que no estamos obligados.

Costos crecientes sin coparticipación de la gente
¿Hasta cuándo vamos a seguir con este modelo de acceso libre sin participación de la gente en el costo? Hay muchísimos modelos ya probados en otros países y en la Argentina, para bajar el costo de la sobreprestación mediante la participación de los beneficiarios en el consumo. Hay que tomar medidas antipáticas para cambiar el modelo de fondo.

Leyes por enfermedades y sin financiamiento
Miren hoy como es la discusión por el impuesto a las ganancias. Terrible el debate para ver cómo se financia.
El gobierno anterior no aumentaba las jubilaciones porque no tenía cómo financiarlas.
Ahora las leyes por enfermedades que incrementan nuestro costo, se votan en el Congreso sin ningún problema: 194 a 0. 187 a 0.
No hay ni un solo legislador preguntándose cómo se financian las leyes que están votando.

Un Modelo Prestacional que dilapida los recursos
Nos vanagloriamos de que nuestro PMO es el más amplio del mundo. ¿Podemos seguir tirando la plata de la forma que lo hacemos?
¿Podemos seguir teniendo la tasa de uso en diagnóstico por imágenes que tenemos hoy?
¿Podemos seguir manteniendo un sistema de médico a domicilio absolutamente inviable en los momentos en los que hay que usarlo?
¿Podemos seguir con el incremento del gasto en Discapacidad sin ningún tipo de criterio? ¿Esto debiera ser de la Medicina Privada?
¿Podemos tener el gasto en farmacia en los niveles que lo tenemos?
¿Podemos tener este acceso FREE a toda la nueva tecnología sólo por el hecho de que la tecnología empuja la demanda?
Y esto desde el ente regulador es muy accesible.
El tema es que nos compramos el modelo del libre acceso. Y en nombre del libre acceso la gente se hace hasta 9 ecografías por embarazo. Fíjate si en Australia podés hacerte más de 3. Ni hablo de Estados Unidos.

Justicia que nos obliga a dar lo que no estamos obligados
Tenemos una ley de PMO muy extensa; que no deja nada afuera. Nada. Salvo pequeñas cosas.
Ahí aparece la Justicia metiendo la cola. SMG tiene 368 amparos en los primeros 9 meses del 2016. Con un costo para el año 2016 de 40 millones de pesos.
Los amparos recibidos este año, representan el 26% de todos los amparos que SMG haya recibido desde siempre por este tipo de hechos.
Todo no: todo sí.
Hasta amparos sobre artículos de la ley como el de falseamiento de la Declaraciones Juradas de Salud que parecía protegernos en la ley.
La ley dice que esto no. El PMO dice que esto no. Los jueces van y nos dicen esto sí. ¿Cómo podemos hacer un cálculo actuarial? ¿Cómo sabemos cuánto cobrar?

Y, además: ¿Prestadores sin Financiadores?
Mirando el 2016, podemos decir que el resultado es que los Financiadores son los que se llevan la peor parte. Tuvieron que traspasar todo el incremento autorizado por la Superintendencia.
Los Prestadores este año pudieron recomponer parte del atraso de años anteriores y no sufrieron un descalce de la paritaria.
La realidad es que no podemos separar financiadores de prestadores.
No pueden existir Prestadores sin Financiadores. Nosotros lo sabemos porque éramos Prestadores puros. Nacimos como Prestadores puros.
Hoy los Financiadores bajan a los Prestadores todo lo acordado con la Superintendencia. Eso mientras haya algo para bajar. Hoy ya no hay más.
Entonces aparecen las chicanas de “te doy un punto menos o te lo doy un mes más tarde”. Todas chicanas baratas: los Prestadores dirán “no podemos atenderlos”. Los Financiadores dirán, “entonces no atiendan”. Lo peor es que esto no es un problema de SMG, es un problema del sector Financiador en su conjunto.
Si el sistema Financiador se cae, el sistema privado se cae. La gente no tiene la plata para financiar en forma directa un sistema como el nuestro.
El problema es que los Prestadores piensan que los Financiadores estamos llenos de plata. Estamos al límite de decirle a los Prestadores que no podemos darles más.
El primer financiador que cae es la Medicina Privada y luego van a ser las Obras Sociales.

Imagen de la Medicina Privada en la sociedad
La gente piensa que los precios de la Medicina Privada son muy caros. El tema de fondo es que debieran serlo y o lo son.
La gente confunde el rol de la Salud privada con el rol del estado, y por eso dice que la Medicina Privada es carísima.
Si uno lo analiza y compara con cualquier otro precio relativo va a ver que es baratísimo contra otros servicios: seguros de auto, carrera universitaria, abono de telefonía celular, televisión por cable, etc.
Comparemos con precios para la salud en otros países y se verá que en otros países el servicio es muchísimo más caro. No hay comparación.
Para cambiar el sistema necesitamos que se tome conciencia.
Tenemos que involucrarnos, tenemos que participar, tenemos que dejarnos de ver las noticias por televisión. Tenemos que formar parte. Hay que involucrarse.
La única solución es reinventar el sistema de nuevo

Dejanos tu comentario