Medicamentos personalizados: Científicos diseñaron un medicamento para una sola paciente

Es un logro en la medicina “ultrapersonalizada”, pero también plantea preguntas sobre equidad y regulación

Un nuevo medicamento, creado para tratar a una sola paciente, ha superado los límites de la medicina personalizada y ha planteado cuestiones regulatorias y éticas inexploradas, informaron científicos el miércoles.

Se cree que el medicamento, descrito en el New England Journal of Medicine, es el primer tratamiento “personalizado” para una enfermedad genética. Se llama milasen, lleva el nombre del único paciente que lo tomará: Mila (mee-lah) Makovec, que vive con su madre, Julia Vitarello, en Longmont, Colorado.

Mila, de 8 años, tiene un trastorno neurológico que progresa rápidamente y es fatal. Sus síntomas comenzaron a los 3 años. En unos pocos años, había pasado de ser una niña ágil y habladora a otra que estaba ciega e incapaz de pararse o levantar la cabeza. Necesitaba una sonda de alimentación y experimentaba hasta 30 convulsiones al día, cada una de las cuales duraba uno o dos minutos.

La Sra. Vitarello se enteró en diciembre de 2016 de que Mila tenía la enfermedad de Batten. Pero el caso de la niña era desconcertante, dijeron los médicos. La enfermedad de Batten es recesiva: un paciente debe heredar dos versiones mutadas de un gen, MFSD8, para desarrollar la enfermedad.

Mila tenía un gen mutado y la otra copia parecía normal. Eso debería haber sido suficiente para prevenir la enfermedad.

En marzo de 2017, el Dr. Timothy Yu y sus colegas del Hospital de Niños de Boston descubrieron que el problema con el gen intacto radicaba en un fragmento extraño de ADN que había perturbado la fabricación de una proteína importante.

Eso le dio al Dr. Yu una idea: ¿Por qué no hacer una pieza de ARN personalizada para bloquear los efectos del ADN extraño? Desarrollar un medicamento de este tipo sería costoso, pero no había otras opciones.

La Sra. Vitarello ya había creado la Fundación del Milagro de Mila (“Mila’s Micracle Foundation”) y estaba pidiendo donaciones en GoFundMe. Entonces, comenzó a recaudar fondos en serio, eventualmente recaudó USD $3 millones para una variedad de esfuerzos de investigación.

El equipo del Dr. Yu supervisó el desarrollo del medicamento, lo probó en roedores y consultó con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). En enero de 2018, la agencia otorgó permiso para darle el medicamento a Mila. Recibió su primera dosis el 31 de enero de 2018.

La droga fue entregada a través de una punción lumbar, para que pudiera llegar a su cerebro. En un mes, la Sra. Vitarello notó una diferencia. Mila tenía menos convulsiones y no duraban tanto.

Con los tratamientos continuos, el número de convulsiones ha disminuido tanto que la niña tiene entre cero y seis por día, y duran menos de un minuto.

Mila rara vez necesita el tubo de alimentación ahora, y una vez más puede comer alimentos en puré. No puede permanecer sin ayuda, pero cuando se la sostiene en posición vertical, su cuello y espalda están rectos, ya no se desploman.

Aún así, Mila ha perdido las últimas palabras de su vocabulario y sigue gravemente discapacitada.

“Ella está empezando a no responder a las cosas que la hicieron reír o sonreír”, dijo Vitarello.

Se cree que Milasen es el primer fármaco desarrollado para un solo paciente (las terapias contra el cáncer CAR-T, aunque individualizadas, no son fármacos). Pero el camino a seguir no está claro, reconocieron el Dr. Yu y sus colegas.

Hay más de 7,000 enfermedades raras, y más del 90 por ciento no tienen tratamiento aprobado por la FDA, según Rachel Sher, vicepresidenta de asuntos regulatorios y gubernamentales de la Organización Nacional para los Trastornos Raros.

Decenas de miles de pacientes podrían estar solo en la situación de Mila en los Estados Unidos. Pero no hay suficientes investigadores para fabricar medicamentos personalizados para todos los que los quieran.

E incluso si hubiera, ¿quién pagaría? No el gobierno federal, ni las compañías farmacéuticas ni las aseguradoras, dijo el Dr. Steven Joffe, profesor de ética médica y política de salud en la Universidad de Pensilvania.

“Desafortunadamente, eso lo deja a las familias”, agregó. “Se siente terriblemente incómodo, pero esa es la realidad”.

Eso significa que las drogas personalizadas serían una opción solo para los muy ricos, aquellos con las habilidades para recaudar grandes sumas de dinero o aquellos que obtienen el apoyo de fundaciones.

El desarrollo de medicamentos de Mila fue pagado principalmente por la fundación dirigida por su madre, pero ella y el Dr. Yu se negaron a decir cuánto gastaron.

La idea de las drogas personalizadas también lleva a la F.D.A. a un territorio desconocido. En un editorial publicado con el artículo del Dr. Yu, la Dra. Janet Woodcock, directora del Centro de Evaluación e Investigación de Drogas de la F.D.A., planteó preguntas difíciles:

“¿Qué tipo de evidencia se necesita antes de exponer a un humano a un nuevo medicamento? Incluso en enfermedades mortales que progresan rápidamente, precipitar complicaciones graves o la muerte no es aceptable, entonces, ¿cuál es la garantía mínima de seguridad que se necesita?”

También preguntó cómo se podría evaluar la eficacia de un medicamento personalizado y cómo los reguladores deberían sopesar la urgencia de la situación del paciente y la cantidad de pacientes que finalmente podrían ser tratados. Ninguna de esas preguntas tiene una respuesta fácil.

Brad Margus, fundador del AT Children’s Project, dijo que esperaba que el Dr. Yu desarrollará otro medicamento personalizado para una niña de 2 años con AT o ataxia telangiectasia, un trastorno genético extremadamente raro que causa una variedad de síntomas, que incluyen problemas para moverse, un sistema inmunitario debilitado y un desarrollo mental más lento. Los dos hijos del Sr. Margus tienen A-T.

Su fundación pagaría el trabajo, aunque la droga sería adecuada para un solo niño. Pero el Sr. Margus se preguntó cuán generalizable sería el enfoque de medicamentos personalizados para “pacientes cuyos padres o defensores de la enfermedad no han tenido la suerte de capturar una porción del tiempo de Tim Yu”.

Milasen no curará a Mila, reconoció Vitarello. Pero Mila tenía 7 años cuando recibió su primera dosis.

“¿Qué pasa si la próxima Mila es tratada cuando tiene 4 o 5 años?”, Preguntó. El desarrollo de milasen “está abriendo un camino de tratamiento completamente nuevo”.

“Como madre, todavía me siento esperanzada”, agregó la Sra. Vitarello. “Pero tengo un pie en la esperanza y un pie en la realidad”.

 

*Copyright: c.2019 The New York Times Company

Link: Infobae

Dejanos tu comentario