Impacto Coronavirus: más de 170.000 personas se quedarían sin prepaga ni obra social al perder el empleo

El 55% de los nuevos desempleados no podrán pagar de su bolsillo un plan de salud o no optarán por una alternativa como el aporte de monotributo.

Más de 170.000 afiliados a obras sociales y prepagas perderían su actual cobertura y pasarían al sistema de salud pública tras quedar desempleados como consecuencia de la crisis por la pandemia.
Los datos se desprenden de los 310.000 empleos formales destruidos en el periodo diciembre-abril de 2020, según el Ministerio de Trabajo, y de una encuesta que realizó MiObraSocial.com.ar, sitio especializado en coberturas médicas de Argentina.
Según este informe privado, el 55% de los nuevos desempleados no podrán pagar de su bolsillo un plan de salud o bien no optarán por una alternativa como podría ser el aporte de monotributo. Por otra parte, la reticencia al sistema público es mayor entre los afiliados de prepagas: el 58% desea evitar el pase, mientras que solo el 19% de los afiliados a obras sociales lo rechaza.
De los 171.000 nuevos dependientes de la salud pública, un 94% accedía a una obra social con los aportes de su antiguo empleo, mientras un 6% pagaba una diferencia para contar con los servicios de una prepaga, según el informe.
“Siempre y cuando la persona tenga una antigüedad laboral mínima de tres meses, tendrá derecho a continuar recibiendo su cobertura por tres meses desde la fecha de su desvinculación. Una opción para extender ese tiempo es el seguro de desempleo, a través del cual el beneficiario puede obtener una extensión de su obra social actual, entre otras cuestiones, por hasta 12 meses”, explica Ignacio Cámpora, uno de los fundadores de la plataforma.
Para la encuesta, MiObraSocial tomó una muestra compuesta por 327 personas, 61% de CABA y GBA y un 39% de interior del país. El 44% de los consultados corresponden a hogares unipersonales, el 25% a familias (3 o más personas), el 16% a parejas (2 personas) y el 15% a «otros».
Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), se registraron 1.050.000 nuevos desocupados durante el primer y segundo trimestre de este año, incluyendo empleo formal e informal. Una cifra similar estima la consultora Ecolatina, que, en un estudio reciente, informó que la tasa de desempleo habría superado el 15% en el segundo trimestre.
Las prepagas vienen perdiendo afiliados desde hace años. Según un relevamiento de Claves, en 2019 se les fueron 148.000 usuarios respecto a 2018. Al cierre del año pasado, el padrón de las empresas de medicina prepaga alcanzaba a 7,5 millones de personas. Esto implica una merma de 2% respecto del nivel del año previo.
La razón principal de la caída de afiliados es que en 2019, y tal como venía ocurriendo en los años anteriores, las cuotas subieron por debajo de los salarios. En promedio, en 2019 las prepagas lograron un incremento del 60%, mientras que los sueldos aumentaron 44%.
Con este panorama, una parte de los afiliados que se mantuvieron dentro del sistema de prepagas optaron por migrar a opciones más baratas. De este modo en 2019 crecieron los planes low cost, en los que los clientes pagan una cuota que es entre 10 y 25% más baja que la tradicional, pero con una cobertura más acotada. Si bien cumplen con lo estipulado en el Plan Médico Obligatorio, tienen cartillas más básicas y deben enfrentar copagos más altos para los estudios o tratamientos que no están incluidos en el plan.
Del lado de las obras sociales, el problema que enfrentan durante la pandemia no es tanto la pérdida de afiliados como la de recursos. Para compensarlo, el Estado viene haciendo desembolsos mensuales para cubrir la diferencia entre lo que recaudan las obras sociales cada mes con respecto a los ingresos que tuvieron en marzo pasado. Así entre abril y junio, el Estado les transfirió aportes por $ 3.376 millones.

Fuente: Clarín

Leave a Reply